ImmunoCAP ECP

La cuantificación de la proteína catiónica del eosinófilo con ImmunoCAP ECP da lugar a una evaluación adecuada de los pacientes con asma. Aquí obtendrá más información sobre el valor clínico, los valores esperados de las pruebas y los fundamentos de la prueba de ImmunoCAP ECP.

La ImmunoCAP ECP mide el nivel de proteína catiónica del eosinófilo (ECP) en el suero. Los eosinófilos son las células responsables de provocar la inflamación asociada con el asma. Cuando se activan los eosinófilos en las vías respiratorias, se produce la desgranulación que provoca daños epiteliales en las vías respiratorias. Esto puede provocar una enfermedad inflamatoria crónica en las vías respiratorias.

Valor clínico

Los pacientes asmáticos con inflamación eosinófila tienen niveles elevados de ECP en el suero y otros fluidos corporales, tales como el fluido alveolar bronquial y la expectoración (inducida). Un nivel elevado de ECP en el suero indica inflamación, lo que constituye un factor de riesgo para los pacientes asmáticos.

El tratamiento del asma consiste en suprimir la inflamación crónica y persistente de las vías respiratorias. La determinación de ECP en una muestra de suero es una forma objetiva y directa de estimar la gravedad de la inflamación de las vías respiratorias y seguir el curso de la enfermedad.

Las mediciones de ECP en suero se pueden utilizar:

  • Para realizar un seguimiento de la inflamación en casos de asma
  • Como guía para el tratamiento corticoesteroide en casos de asma
  • Para determinar los pacientes que no siguen el tratamiento

Valores previstos de las pruebas

Los valores normales en adultos muestran una media geométrica de 5,5 µg/l y un percentil 95 de 13,3 µg/l. Los valores que superen los 15 µg/l se deben considerar elevados. Sin embargo, los pacientes deben ser quienes se controlen durante el seguimiento del tratamiento. 

Toma y preparación de muestras

La obtención y la preparación de parámetros tales como tubo de extracción de sangre, el tiempo de coagulación y la temperatura deben mantenerse dentro de los límites especificados, ya que afectan a la concentración de ECP en muestras de suero. La coagulación es un paso importante del proceso. Durante este proceso la ECP se libera por los eosinófilos que se activan por la inflamación.

  1. Extraer sangre por venopunción empleando tubos de suero-gel con activador de coagulación. Es importante que el tubo esté completamente lleno.
  2. Tras la extracción, invertir suavemente el tubo varias veces. No agitar ni mezclar el tubo.
  3. Liberar ECP por coagulación entre 60-120 minutos a temperatura ambiente, 20-24 °C. La temperatura no debe variar más de ± 1 °C entre los muestreos para obtener resultados comparables y reproducibles.
  4. Centrifugar a 1000 a 1300 g durante 10 minutos a temperatura ambiente.
  5. Decantar el suero en un tubo nuevo.
  6. Las muestras de suero se pueden conservar a temperatura ambiente a efectos de envío. De lo contrario almacenar entre 2 y 8 °C si se van a analizar en un plazo de cinco días tras la extracción, o a -20 °C si se van a analizar posteriormente.

Nota: plasma y suero hemolizada no se pueden utilizar.

Información importante

Al igual que ocurre en todas las pruebas diagnósticas, un diagnóstico clínico definitivo no se debe basar exclusivamente en los resultados de un único método de pruebas. El médico debe realizar el diagnóstico tras evaluar todos los datos clínicos y de laboratorio.